dad-909510_1280Según apunta la Sección de Estadística del Consejo General del Poder Judicial, el número de divorcios en España ha aumentado un 5,7 % con respecto al año 2014, no obstante, muchas de las necesidades que experimentan los implicados siguen sin estar cubiertas.

La ruptura de la pareja desemboca en situaciones de cambio y/o conflicto familiar que, claramente, trascienden al ámbito legal.

Es curioso como la mayoría de las personas asocia como única respuesta a este tipo de situaciones la consulta de un abogado, cuando esta figura por sí sola resulta del todo insuficiente a la hora de satisfacer las necesidades de quien atraviesa este tipo de procesos.

Los abogados de familia podemos ayudar a nuestros clientes en cuanto al ámbito jurídico, acompañarles de la mano durante todo el procedimiento judicial. Pero los divorcios o separaciones conllevan otros muchos aspectos que se escapan a nuestras competencias: emocionales, psicológicos, sociales, educativos, económicos, etc.

Resulta muy significativo el estado emocional con el que los clientes llegan al despacho, quienes vuelcan sobre el abogado todas sus preocupaciones, dudas y temores, presentando no pocas veces síntomas de ansiedad o estrés debido al proceso que están atravesando.

Lógicamente, gran parte de las necesidades que los clientes solicitan ser satisfechas, pertenecen al plano de las emociones, y no al ámbito jurídico. El proceso judicial de divorcio ofrece una solución a la atribución de la vivienda, a la custodia de los hijos, a la contribución económica para los mismos, etc., pero no da una respuesta global a cómo afrontar la nueva situación, la comunicación entre los ex cónyuges o el tratamiento del problema con los hijos, por ejemplo.

Por ello, en Vestalia Asociados utilizamos un método de trabajo que parte del acompañamiento integral en situaciones de ruptura familiar, lo que nos permite ofrecer a nuestros clientes un tratamiento integral del proceso y de la nueva situación familiar, y todo ello, sin que suponga ningún coste adicional para las familias.

Así, los clientes que llegan al despacho, desde el primer momento, son atendidos por abogados, psicólogos y mediadores en su caso, para ayudarles a afrontar el conflicto familiar y el proceso de cambio. Incluso se les proporciona asesoramiento fiscal e inmobiliario, si lo precisan, en la posible liquidación o distribución del patrimonio familiar.

Todo ello además, se complementa con actividades educativas y de ocio para toda la familia que el despacho ofrece a través de su escuela familiar, y que apuntan a una mejora de las relaciones intergeneracionales, potenciando la comunicación y el entendimiento entre todos los miembros de la familia.

Para cualquier duda o consulta, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo.

Delia M. Rodríguez

Abogada y mediadora, Socia Directora

www.vestaliaasociados.es