photo-1426647430637-b5f17a0c82b4«Me llamo Raúl, tengo 16, y vivo en A Coruña. Estoy a full en el festival SOS48 de Murcia. He venido con mi hermano mayor y sus amigos. Mi madre me ha regalado el viaje por mi cumpleaños. Está siendo genial. Nunca había fumado y llevo tres días fumando porros, mi hermano dice que puedo, que pastillas no, porque son peligrosas, y aunque ellos toman yo aún no debo, pero los porros no pasa nada. Mi madre sabe que él fuma.

Además me sientan genial, me río mazo.

Hoy nos hemos sentado en la terraza del hotel a tomar unas birras, yo casi no bebo, prefiero fumar, y mi hermano dice que mejor no mezcle. Ha pasado algo. Ayer, de pronto, empecé a sentirme raro, era como si me saliese de mí, no sé, me sentía distinto, como si no fuese yo, como si me viese desde fuera, además empecé a oír un ruido, parece una voz lejana, me molesta mucho, no sé qué dice, creo que tengo algo en el oído, pero me angustia, por eso he bebido más cerveza y fumo también …  a ver si se quita de una vez, pero hoy me sentía peor. Ahora el ruido lo distingo, me dice algo, no sé qué es, pero me da miedo. Estando sentado en la terraza del hotel me ha entrado pánico, alguien venía por mi, en serio, venían a por mí … Y he saltado ……. He saltado ……

Es jueves. Me despierto en una cama de hospital. Es el hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia. Estoy ingresadoen la unidad de Psiquiatría. Están mis padres aquí. Han venido de A Coruña.

Les llamaron para decirles que su hijo de 16 años había sufrido un brote psicótico y había saltado de un primer piso …. Mi madre no para de llorar.

e0edc2c0Primero me asusté por si me decían eso de que no iba a volver a andar, pero estoy bien, sólo me he roto la pierna, no me duele. No siento nada. Las voces siguen ahí sin embargo, pero más lejanas, otra vez no sé qué dicen… Pero las oigo.

Los médicos dicen que me han puesto una medicina, se llama  antipsicóticos, y me encuentro muy cansado. Me da pena mi madre. Dicen que ha sido por los porros. Pero si yo nunca fumo!!, ha sido sólo esta vez y además mi hermano decía que podía … Estoy muy preocupado.

Me han dado el alta … Nos vamos a casa, dicen que  estoy estabilizado y que ya puedo irme a casa para que me vean los psiquiatras de allí. Pero las voces aún están… Los médicos han dicho que pueden pasar 3 cosas ahora. Una es que se me quite y no me vuelva a pasar y todo este bien, otra que estoy se repita de cuando en cuando …

Y tenga que tomar medicación, y la otra es peor,  que puede que desarrolle esquizofrenia, sé lo que es porque un primo de mi madre tiene, está viviendo en un centro, yo no quiero irme allí, me he puesto a llorar, quiero estar con mi madre, ¿y si pasa eso? ¿qué voy a hacer ?

Me quiero morir. Tengo mucho miedo. Y si las voces nunca se van? Por favor, por favor, Dios haz que sea la primera y nunca más fumaré. Quiero ir con mi madre. Mi hermano dijo que podía… Soy un buen chico, no quiero ir al psiquiátrico….

Pero aún tendré que esperar un par de meses para saber si mi disparo llevaba una bala….»

image1El 15% de los adolescentes consumidores de cannabis, puntual o habitualmente, sufre ideas de persecución y/o alucinaciones auditivas.

Un consumo puntual con dosis altas puede provocar una psicosis tóxica, que en el mejor de los casos, será un episodio autolimitado que no deje secuelas.

En consumidores habituales el riesgo se multiplica por tres.

Los adolescentes consumidores de THC tienen un 40% más de posibilidades de desarrollar aquella  enfermedad mental a la que estuviesen predispuestos genéticamente.

El 85% de los pacientes que han sufrido un primer brote psicótico  mantendrán trastornos psicóticos crónicos como la esquizofrenia.

En sujetos predispuestos el consumo precoz de canabis (en adolescentes) adelanta en hasta 7 años la aparición de la esquizofrenia ( una enfermad cuyo pronóstico es mucho peor cuanto antes aparece).

En adultos el riesgo de trastornos disminuye, que no desaparece, porque el cerebro está desarrollado y más preparado para tolerar la agresión y los cambios cerebrales a nivel fisiológico y bioquímico que produce el THC, no así en cerebros adolescentes cuyas conexiones están en pleno apogeo y se verían interrumpidas por el THC …. Para siempre.

No hace falta tomar alucinógenos para tener un brote psicótico…. Ni para desarrollar una esquizofrenia … Basta la predisposición genética y darle un porro a un adolescente, y digo uno, para destrozarle  la vida y la de su familia para siempre.

Él canabis es la droga que más trastornos mentales crónicos produce en los adolescentes.

Y ahora, ¿vas a seguir dejando a tu hijo jugar a la ruleta rusa?

 

11138088_907620342613133_3457232924066099382_nDra. Sylvia Lladó

Médico Forense IML Madrid