photo-1455815323463-b27bb4f82953 (1)De la sociedad exigente, nacen las familias exigentes y de aquí se desarrollan los padres exigentes.

Actualmente, por lo que observo en mí día a día, vivimos en una sociedad donde parece ser que la palabra “EXIGIR” es fundamental  para el futuro de los niños/as.

EXIGIR significa mandar, ordenar, reclamar  etc.

La sociedad exigente, crea un nuevo modelo de padres, llamados padres exigentes, este tipo de padres se diferencias de los demás por el simple hecho de exigir a sus hijos e hijas cada día más.
Un ejemplo cotidiano y actual dentro de los centros educativos es la exigencia en el ámbito educativo  y sobre todo en las calificaciones de los exámenes.

Ejemplo: Marta ha sacado un 7 en el examen de Lengua, su padre le exige esforzarse más para el siguiente. Si en el siguiente logra el 8 al siguiente le exigirán el 9 y así sucesivamente.

¿Te has parado a pensar si esta actitud de exigencia es beneficiosa para el niño/a? ¿No crees que es mejor felicitarle porque consiguió sacar un 7?

Los padres actuales están tan obsesionados con tener hijos listos y con buenas notas que hacen que estos cada día sean más competitivos entre ellos. Por supuesto que en un futuro la palabra compañerismo desaparecerá.

photo-1456962059735-289abeaff21c¿Por qué me exiges tanto?, ¿Quizás es que quieras que yo logre ser aquello que tú no lograste? 

¿Te has parado a flexionar realmente, si yo quiero ser o hacer eso que tú tanto deseas?

El exigir tiene dos consecuencias: formar niños exigentes o llegar a la frustración de estos. La frustración aparece cuando el niño/a no ha logrado alcanzar eso que tanto le exigían sus padres.

Aquí es cuando aparece la  ansiedad, baja autoestima y poca motivación por hacer las cosas. Pienso que la motivación es fundamental para lograr todo lo que deseamos.

Estoy muy de acuerdo que los padres deseen lo mejor para sus hijos, pero nunca marcándolo como un objetivo, deja de exigir y valora más.

Los niños aprenden a ser felices cuando su entorno es feliz y para ello es fundamental la comunicación entre ambos.

image1María Clarines Cruz Márquez

Maestra de Educación Infantil

Máster en Orientación Educativa, Laboral y Personal