Está muy usado pero es cierto, cuando caes lo importante es levantarse

Cometer errores es parte de la vida. La perfección es algo inalcanzable. Siempre debemos aspirar a más, pero sabiendo que por el camino nos equivocaremos ¡y que no pasa nada! Cuando cometas errores y te lleven hacia una caída lo importante es levantarse y seguir hacia delante aprendiendo de tus errores.

Cuantos de nosotros estando en el colegio no hemos levantado la mano en clase por ese miedo terrible a equivocarnos, y a lo que viene detrás: vergüenza, posibles burlas de compañeros, que el profesor piense que somos tontos…

También se dice que «de los errores se aprende», y es verdad.

photo-1459941081785-f4e7e433e8e4Es ya muy conocido eso de que “de los errores se aprende” pero es que es verdad. Los seres humanos tenemos esa capacidad personal que nos ayuda a aprender de nuestros fallos, de las dificultades y por qué no, también de las tragedias.

Es parte de la vida pero, aún así, nos cuesta siempre. ¿No lo tendríamos que tener más asimilado?

Sin embargo, cada vez que nos equivocamos tendemos la mayoría de de las veces a entonar a grito pelado el “mea culpa” y puede que, incluso, un poco al auto-fustigamiento.

Ante tu equivocación, pide perdón si lo ves necesario y, sobre todo, reflexiona sobre si hay algo que puedas enmendar. Ponte sobre aviso para la próxima vez.

 

Vivir de forma natural, un camino anímicamente sano

splitshire-3037Lo que es recomendable es que, ante los errores y ante la vida en general, nos tomemos las cosas de manera mucho más natural. La vida hay que disfrutarla, experimentarla, exprimirla. Estamos en continuo crecimiento.

Tenemos que partir de la base de que existirán momentos más complicados que otros. Atravesaremos experiencias en las que hay que tendremos que sacar del armario los “guantes de boxeo”. Pues bien, guarda las fuerzas para esos momentos y, el resto, simplemente disfruta.

Si nos vamos a tomar la vida de forma más espontánea, los errores también son parte del pack y, como todo, hay que afrontarlos sin miedo.

 

Todos nos equivocamos, nadie se salva

Repito: todos nos equivocamos. Es importante recordar más a menudo que nadie es perfecto, y que tenemos que avanzar intentando cada día ser un poquito mejores. Si afrontas retos con la idea de hacer las cosas lo mejor posible y con ilusión, el miedo a cometer errores no será para tanto, y lo más importante: no te paralizará.

photo-1418662589339-364ad47f98a2

Reconocerse a uno mismo

Otro punto importante es conocerte y reconocerte. Es decir, ¿cuáles son tus puntos fuertes? ¿Y los débiles?

Importante también saber y entender nuestros ritmos, nuestro estado.

No todos los días nos vamos a encontrar en las mismas condiciones físicas, cognitivas y emocionales. Si te sientes un poco flojo, puede que ese no sea el mejor día para emprender una aventura, pero no lo dejes. La vida es larga y siempre hay tiempo para arriesgar.

 

Mantente realista

photo-1415769177894-634a98172336A raíz de lo mencionado anteriormente, sigue esta pauta, que te puede ayudar mucho: sé realista.

Conocer nuestras capacidades y saber cómo aprovecharlas es fundamental pero también lo es conocer nuestros límites.

Mirar la vida desde una óptica positiva siempre es un punto a favor. Los errores no pueden condicionar nuestra vida, ni nuestro punto de vista. Ante ellos, sé reflexivo. Pensar en qué ha fallado y cómo resolverlo, siempre será mejor que darlo todo por perdido.

 

Ten humildad y aprende a perdonar

Seguimos con un poquito de humildad. Qué importante es esto para el día a día. Más cuando ya hemos visto que no somos perfectos, cometemos errores y no pasa nada. Pero, hay que hacerse cargo de ellos.

Y en esto entra el perdón. Muchas veces los errores dañan a otras personas y a nosotros mismos. En ambos casos, pedir perdón es fundamental. El perdón nos responsabiliza de nuestros errores, significa que los asumimos y que nos hacemos cargo de ellos. Nos ayuda a aprender.

 

Reflexión final

Después de todo lo que has leido, se nos puede pasar por la cabeza aquello de:

¿el ser humano no es experto en tropezar siempre con la misma piedra?

Pues sí. A veces puede costarnos más aprender del error. Otras necesitamos más tiempo para darnos cuenta. También puntualmente se nos mezclan demasiado los afectos y, a veces también, es así como tiene que ser.

No todos aprendemos a la primera y necesitamos unas cuantas piedras más. Puede que lo único que aprendamos es a reconocer que ese no es nuestro camino, nadie dijo que la vida fuera fácil.

Nunca hay que olvidar que se puede caer, claro que sí, y puede doler por supuesto, pero ahí no acaba todo. Lo importante es levantarse, rectificar, aprender y volver a intentarlo. Otra vez. Y siempre adelante.

 

Belén García- Collantes JardónCaptura de pantalla 2016-05-10 13.56.46

Psicóloga Clínica. Experta en Psicoterapia de  familias, niños y adolescentes

psicosocial@vestaliaasociados.es