Compartir

Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender.

Charles Dickens-

volver a empezarUn día cualquiera, de un mes cualquiera, de un año cualquiera alguien te dice: «ME VOY». 

Pero el matiz es que éste no es un alguien cualquiera, no. Éste es tu pareja, tu compañero, el padre de tus hijos, tu amigo.

Sin embargo, no nos engañemos. Aunque suene repentina la noticia, este hecho se vino gestando desde hacía meses, incluso años. Simplemente, preferíamos mirar hacia otro lado.

Cuando nos encontramos ante esta situación, existen muchos sentimientos encontrados: liberación, tristeza, desamparo, hasta vergüenza. Pero sobre todo hay uno que destaca por encima de los demás: la sensación de fracaso.

El fracaso de un proyecto de vida. No obstante, resulta que la vida sigue y que el proyecto de vida se transforma, y continúa. Y es ahí donde debemos aferrarnos a la VIDA, con mayúsculas, y a todo lo que nos va a ofrecer a partir de ese momento.

C.B.P

Persona. Mujer. Madre.