Compartir

Estimadas familias:

Continuando con el ciclo de artículos «12 CONSEJOS PARA UN DIVORCIO SENSATO», hoy abordamos el divorcio de mutuo acuerdo, una pregunta aparentemente sencilla pero que suele ser de las primeras dudas que nos planteáis en las consultas iniciales:

¿EN QUÉ CONSISTE UN DIVORCIO DE MUTUO ACUERDO CON HIJOS MENORES DE EDAD?

 

divorcio de mutuo acuerdo con menoresUn Divorcio de Mutuo Acuerdo es una forma de gestionar un trámite, que ya de por sí es incómodo y duro para los implicados,  haciéndolo más fácil y rápido para todos, sobre todo para los niños.

Pero no solo eso, es una apuesta segura por el bienestar a medio-largo plazo, una medida de protección de las relaciones familiares, una garantía de calidad de vida para los padres y madres, un canal idóneo para encontrar soluciones amistosas y personalizadas para cada contexto familiar.

Cuando me refiero a un Divorcio de Mutuo Acuerdo, por supuesto también incluyo cualquier otro proceso de Guarda, Custodia y Alimentos de los hijos menores de edad, pues ambos casos os ofrecen la posibilidad de sentaros a dialogar y dibujar un acuerdo que, de verdad, se acomode a lo que la familia necesita.

El procedimiento de Divorcio de Mutuo Acuerdo requiere de dos elementos clave: El primero de ellos, la voluntad de sentaros a HABLAR, dejando a un lado vuestras rencillas personales para poder pensar con lucidez y sentido común en qué es lo mejor para los niños. El segundo, contar con un profesional capaz de facilitar y hacer fluidas esas comunicaciones, limando asperezas de ser necesario para después plasmar vuestras ideas sobre un papel, de forma que evitemos conflictos en el futuro.

El primer paso que os recomiendo dar tiene mucho que ver con nuestro primer artículo «¿Qué cualidades debe tener el abogado que gestione mi divorcio?» pues resulta primordial que acudáis a un abogado de familia que cuente con las habilidades y herramientas necesarias para serviros de guía en las negociaciones, de forma que sintáis que es totalmente imparcial con ambas partes.

Nosotros recomendamos que, antes de reuniros con el abogado o abogados de familia que hayáis seleccionado, os sentéis a hablar y a dibujar sobre el papel lo que podrían ser las medidas que se ajusten a vuestro contexto familiar. Olvidaros de GOOGLE, y de las plantillas de convenios reguladores que circulan por ahí. Simplemente tenéis que pensar en como queréis que sean vuestras relaciones familiares en el futuro. Para ello, resulta necesario desprenderse de cualquier tipo de sentimiento que nos haga actuar bajo la influencia del rencor, la decepción, la tristeza o el enfado. De esta forma, será mucho más fácil pensar en el bienestar familiar.

Si la relación con tu ex pareja está muy deteriorada, y os resulta imposible llegar a un entendimiento, el abogado de familia adecuado puede ayudaros a destrabar vuestras comunicaciones. En este caso, el segundo paso sería asistir a una reunión informativa, juntos, en la que, tras contar vuestra historia familiar, se os expliquen y expongan las alternativas que existen al respecto. Tras emitir el abogado de familia ese diagnóstico de vuestra situación, se procederá a empezar a trabajar sobre aquellos puntos en los que existe discordia entre vosotros.

OJO, es muy importante que, si acudís a un abogado de familia que uno de vosotros ha elegido, y el profesional en cuestión percibe en esa primera reunión opiniones contrapuestas o totalmente incompatibles, os informe de que no puede continuar las negociaciones amistosas representando a ambos, recomendando al otro que escoja a un abogado que le represente. De lo contrario, al ahondar en el caso concreto, percibiendo información confidencial de ambas partes, si finalmente no se llega a un acuerdo no resulta ético que ese mismo abogado represente a uno de los dos.

Por lo tanto, las negociaciones se continuarían con las partes y sus respectivos abogados de familia. Evidentemente, la primera opción es mucho más económica y ágil, pero no siempre es posible llevarla a cabo, especialmente cuando la relación con la ex pareja está muy contaminada o bien existe desconfianza con respecto al abogado de familia cuando ha sido elegido por una de las partes.

A partir de este momento, se abordarán los posibles puntos en los que se encuentre discordia entre vosotros, procurando acercar posturas desde el sentido común y siempre teniendo presente el beneficio de los niños implicados.

Con todo ello se empezaría a diseñar un primer borrador del convenio regulador, como un traje a medida, sobre el cual iréis haciendo vuestras aportaciones o modificaciones. Nosotros específicamente trabajamos on line sobre el documento para que ambas partes se sientan implicadas en todo momento y absolutas protagonistas.

Paralelamente, deberéis ir recopilando documentación clave para la admisión de la demanda de divorcio de mutuo acuerdo.

 

¿QUE DOCUMENTACIÓN NECESITO PARA GESTIONAR MI DIVORCIO DE MUTUO ACUERDO?

 

documentación necesaria para divorcio de mutuo acuerdoOs explicamos la documentación necesaria para un divorcio de mutuo acuerdo con hijos menores. Necesitaréis, como mínimo:

  • Copia del Libro de Familia
  • Certificados de Nacimiento de los hijos menores expedidos por el Registro Civil ( con menos de tres meses).
  • Certificado de Empadronamiento de la Unidad Familiar actualizado.

Por supuesto, es preceptiva la figura del abogado y el procurador, siendo un requisito obligatorio según nuestra legislación, salvo cuando no hay hijos menores. En este caso también podéis hacer este trámite a través de un Notario.

Una vez finalizado el convenio regulador, se presentará la demanda de divorcio de mutuo acuerdo o bien la demanda de guarda, custodia y alimentos de hijos menores, siendo el siguiente paso acudir al Juzgado a RATIFICAR que estáis conformes con su contenido y las medidas que en el se han reflejado.

Los tiempos de espera que actualmente manejamos dependerán mucho del partido judicial que nos corresponda, según dónde residimos, incluso del Juzgado que nos toque por turno dentro de un mismo partido. Aproximadamente la duración total del proceso puede oscilar entre los 4-6 meses desde que se interpone la demanda.

Vuestro abogado de familia os notificará la fecha y hora para ratificar el convenio regulador en sede judicial, y pasaréis de uno en uno a firmar el mismo, si es que el Ministerio Fiscal o Su Señoría no tienen ningún extremo que aclarar con vosotros. Cabe la posibilidad también de que antes de ratificar, soliciten alguna modificación o bien la eliminación de alguna cláusula cuando se considere que no vela por el interés superior de los menores o no se ajusta a la legalidad vigente. Por supuesto, también cabe la opción, en casos extremos, que el convenio regulador no sea aprobado, generalmente porque vaya en contra del bienestar de los hijos en común (ejemplo, cuando un progenitor renuncia a relacionarse con el menor, o a pasar la pensión de alimentos que es un derecho de los hijos, no de los padres).

Finalizado este trámite, el cual os intentamos siempre hacer lo más ameno y agradable posible, quedaría homologado judicialmente el convenio regulador, siendo este un título ejecutivo con el que podéis reclamar ante los Tribunales en caso de incumplimiento por la otra parte.

En Vestalia Asociados siempre decimos lo mismo, una buena gestión de un divorcio de mutuo acuerdo es aquella que os permite continuar vuestras vidas con la menor incidencia de conflictos posible y, por supuesto, que os evite tener que acudir por capricho nuevamente a los Tribunales por posibles conflictos futuros que podían haberse previsto. Para ello contamos con un servicio gratuito de acompañamiento psicosocial para todos nuestros clientes.

Y lo que es más importante, un divorcio sensato os facilitará mantener a los menores de edad al margen de todo, ahorrándoles un sufrimiento innecesario, protegiéndoles de la dureza de un proceso contencioso.

Al fin y al cabo, si no les protegéis vosotros, ¿quién lo va a hacer?

 

Somos Vestalia DeliaDelia María Rodríguez Rodríguez

Abogada y Mediadora. Socia Directora en Vestalia Asociados

www.vestaliaasociados.es