En la mayor parte de las ocasiones, cuando acudís por primera vez a nuestro despacho venís con la idea de separaros o divorciaros de vuestras parejas. Pero desconocéis los diferentes caminos que existen para llegar a ello. Por eso hemos decidido explicar un poco las diferencias entre divorcio de mutuo acuerdo y divorcio contencioso.

En el momento en el que os planteamos en una primera reunión la posibilidad de llegar a un acuerdo amistoso con vuestra ex pareja, y a así evitar un divorcio contencioso, os resulta casi impensable que esto sea posible. «¡Si nos llevamos fatal, ni siquiera hablamos!».

El Divorcio de Mutuo Acuerdo: soluciones personalizadas

Sin embargo, la experiencia nos dice que conociendo en profundidad el contexto familiar concreto, analizando los deseos y límites de ambas partes y aderezando todo ello con un poco de sensatez y las habilidades de un buen abogado de familia, sí podemos conseguir que ambos os sintáis conformes y satisfechos con un acuerdo con el que todos salen ganando: sobre todo los niños.

Un Divorcio Contencioso: dejar tu vida, y la de vuestros hijos, en manos de un tercero

Los beneficios de optar por un divorcio de mutuo acuerdo son tantos y tan valiosos, que siempre os recomendamos «quemar este cartucho» antes de que desenfundéis el hacha de guerra. Un divorcio contencioso (o un proceso de guarda, custodia y alimentos contencioso) implica tiempo, costes emocionales y económicos. Además, aún queda lo más importante de todo. Significa dejar en manos de un tercero las riendas de vuestra vida, las relaciones con vuestros hijos. Un tercero que no os conoce más que por lo que ha leído en unos cuantos papeles. Así expuesto, parece una locura, ¿verdad?

El buen abogado de familia intentará evitar un Divorcio Contencioso

Los procedimientos de familia siempre cumplen una máxima. “Es mejor el peor de los acuerdos que la mejor de las sentencias”. Sin embargo, en determinados asuntos la opción del divorcio de mutuo acuerdo se torna imposible. Bien porque el asunto ya está muy enquistado, bien porque el abogado de familia contrario no es muy dado a la negociación. De hecho es ahí cuando se debe tomar la decisión de iniciar un divorcio contencioso.

En este artículo recogemos las principales diferencias, ventajas y desventajas del Divorcio de Mutuo Acuerdo y del Divorcio Contencioso. (igualmente válido para procesos de Guarda y Custodia):

¿Quién decide las medidas paterno-filiales o económicas?

Esta es la principal diferencia entre ambos procesos. Ya que en el divorcio de mutuo acuerdo son los propios cónyuges los que deciden las medidas paterno-filiales. Llegar a un acuerdo no siempre es tarea sencilla. Por ello es importante acudir a un abogado de familia con experiencia en soluciones extrajudiciales.

En el divorcio contencioso, en un tercero imparcial, el Juez es quien decide sobre el futuro de los niños. Para tomar esta decisión se basará en ciertos factores. Algunos como:

  • rutinas familiares.
  • implicación en el desarrollo y cuidado de los hijos.
  • horarios laborales.
  • deseo de los menores, etc.

El Divorcio de Mutuo Acuerdo: menos tiempo y menos costes emocionales

En el divorcio de mutuo acuerdo, los tiempos son mucho menores, rondando los cuatro meses aproximadamente.

Por otra parte, cuando hablamos de divorcio contencioso, el tiempo varía dependiendo de la carga de trabajo del Juzgado que corresponda, así como de si alguna de las partes pide Informe Psicosocial de la Unidad Familiar. En estos casos, la duración media aproximada es de un año.

¿Es necesario abogado y procurador para un Divorcio?

En ambos casos es necesaria la presencia de procurador y abogado. Ahora bien, en los divorcios de mutuo acuerdo existe la posibilidad de que ambos cónyuges actúen con el mismo abogado y procurador, quienes representarán a ambos, por lo que los gastos son repartidos por mitad.

¿Cómo es el proceso de Divorcio de Mutuo Acuerdo o Divorcio Contencioso?

En el Divorcio de Mutuo acuerdo, el proceso empieza con las negociaciones entre los cónyuges, que pueden llevarse a cabo con un solo abogado o con dos, a su libre elección dependiendo de cómo se sientan más cómodos.

Una vez concluidas las negociaciones, se redacta el Convenio Regulador donde se recogen todas las medidas y estipulaciones que deseen las partes: tanto las relativas a los hijos en común como otras medidas de índole económica.

Este Convenio Regulador se presenta junto con la demanda de divorcio ante el Juzgado. Por último, ambos cónyuges deberán ratificar este acuerdo en sede judicial cuando sean citadas a tal efecto. Un par de semanas más tarde les llegará la sentencia de divorcio. En nuestro post “Divorcio de mutuo acuerdo paso por paso”  podrás conocer todos los detalles.

En el Divorcio Contencioso el proceso empieza por la interposición de la demanda de divorcio por una de las partes ante el Juzgado competente. El otro cónyuge deberá contestar a la demanda en el plazo de 20 días. El órgano judicial fijará fecha para el juicio de medidas provisionales, en el caso de que se soliciten, y para el juicio de medidas definitivas. Tras el juicio, y diez días aproximadamente más tarde, les será notificada la sentencia.

¿Qué extremos o medidas se deciden en cada proceso?

En el Convenio Regulador, las partes pueden incluir tantas cláusulas respecto de los hijos menores como ellas quieran mientras velen por el interés superior de éstos.

Es importante destacar que en el procedimiento de Divorcio de Mutuo Acuerdo se puede pactar la liquidación de la sociedad de gananciales en el propio Convenio Regulador. Sin embargo, en la vía judicial, la disolución y liquidación de la masa ganancial deberá hacerse en un procedimiento diferente, y posterior al procedimiento de divorcio contencioso.

En un Divorcio Contencioso o de Guarda, Custodia y Alimentos, el Juez decidirá sobre extremos tasados, estos son: patria potestad, guarda y custodia, régimen de estancias y visitas, atribución del uso del domicilio familiar y pensión de alimentos.

¿Cómo termina el procedimiento de Divorcio?

Tras la ratificación (firma) del Convenio Regulador en sede judicial, el Juez dictará sentencia disolviendo el matrimonio y aprobando el Convenio Regulador. Esta resolución no puede recurrirse salvo por el Ministerio Fiscal, deviniendo firme la sentencia en un plazo de 20 días.

El Divorcio Contencioso termina con la sentencia de divorcio y regulación de las medidas relativas a la patria potestad y guarda y custodia de los hijos menores. Esta sentencia es recurrible en apelación en el plazo de veinte días. Si en este plazo, no se recurre, la sentencia deviene firme.

¿Cuánto cuesta un Divorcio?

Es evidente que el Divorcio Contencioso tiene un mayor coste, pero no sólo económico sino también, y sobre todo, emocional. Embarcarse en un proceso judicial nunca es fácil, ya que las relaciones que de por sí están deterioradas, se tensan aún más, estando en la mayoría de las ocasiones los niños de por medio.

De todo lo expuesto se deduce que cada caso es diferente, y para saber qué procedimiento es el más conveniente a cada caso concreto es necesario conocer vuestro contexto familiar a través de una primera reunión. En este momento nuestro equipo podrá valorar cuál es la solución más adecuada para vuestra familia y explicaros con más profundidad los pasos a seguir.

Os dejamos unas recomendaciones para elegir al abogado de familia perfecto para vosotros.

 

                                  Somos Vestalia Delia 

 

                                  Delia Rodríguez 

                                    Socia-Abogada